¿Qué es un masaje tailandés?

El masaje tailandés reúne perfectamente el aprendizaje extraído de la medicina tradicional china y la práctica ayurvédica procedente de La India, llegando a convertirse en una terapia altamente recomendable para las personas que deseen restablecer su salud y bienestar alineando cuerpo, mente y espíritu.

El masaje tradicional tailandés se basa tanto en la realización acupresiones sobre puntos y meridianos como en la ejecución de estiramientos inspirados en el yoga y el shiatsu y requiere que el terapeuta esté en perfecta sintonía con el receptor, concentrados ambos en la práctica de la terapia. De esta forma, podrá personalizarse en todo momento según las necesidades energéticas de éste. Las técnicas para realizar este masaje son muy variadas e incluyen la ejecución con pulgares, palmas de las manos, rodillas o pies y se utiliza el peso corporal del terapeuta para ejercer presión sobre el receptor.

Beneficios de un masaje tailandés

La dualidad de esta terapia reside en que no es solamente relajante, sino también energética. Su práctica regular activa el flujo vital de energía, permitiendo así eliminar bloqueos mentales y emocionales que conducen a la aparición de determinadas dolencias. Al igual que ocurre con la acupuntura o la reflexología, el masaje tailandés estimula el sistema nervioso, haciendo que el cerebro envíe una señal de alivio a la zona afectada.

Recomendado para personas con:

No recomendado en caso de:

  • - Alteraciones en la piel (heridas/quemaduras/eczemas/acné...)