¿Qué es una sauna finlandesa?

Finlandia, una de las naciones más avanzadas del mundo, cuenta en su haber con una tradición muy asentada entre la población: las saunas. Es habitual que las familias o amigos se reúnan para disfrutar de unas sesiones de sauna, e incluso, muchas casas poseen sus propios baños con saunas.

A diferencia de lo que ocurre con el resto de saunas, la finlandesa se caracteriza por producir una atmósfera de calidez sin humedad en el ambiente. Se trata de una sensación diferente a la habitual, ya que el cuerpo es sometido a unas temperaturas que oscilan entre los ochenta y los cien grados de temperatura pero no superando nunca el quince por ciento de humedad. El cuerpo, se ve obligado, de esta manera, a producir sudoración para que el organismo se refrigere.

Beneficios de la sauna finlandesa

Este tratamiento produce la dilatación de los poros y se comienzan a eliminar toxinas e impurezas acumuladas en el organismo como, por ejemplo, los metales pesados, el alcohol o la nicotina. Además, ayuda a mejorar la respiración, ya que, por medio de este calor, se aligera la mucosidad del cuerpo, permitiendo despejar las vías respiratorias. Por otra parte, también se conocen otros beneficios asociados a la sauna finlandesa como, por ejemplo, el alivio del dolor de las articulaciones, los dolores musculares, etc. En cualquier caso, debemos tener cuidado si sufrimos de alguna enfermedad o existe alguna circunstancia especial en la que no convenga someter el cuerpo a altas temperaturas.

Recomendado para personas con:

No recomendado en caso de:

  • - Enfermedades cardiacas