¿Qué es un baño de hidromasaje?

Una de las experiencias más agradables que puedes disfrutar en un spa es un relajante baño en una bañera de hidromasaje.

Las bañeras de hidromasaje o jacuzzis son, como su nombre indica, grandes bañeras climatizadas en las que, gracias a la acción de chorros de agua a presión y boquillas por las que se expulsa aire comprimido se consigue recrear la misma acción que produciría un masaje corporal con efecto drenante, ya que ayuda a estimular la circulación sanguínea y linfática.

Estos chorros y boquillas se encuentran sumergidos a diferentes alturas, por lo que actúan sobre numerosos músculos y articulaciones fortaleciéndolos efectivamente y generando un estado de completo relax.
además favorecen y ayudan a relajar los músculos.

 

Beneficios de un baño de hidromasaje

Para hacer el tratamiento en bañera de hidromasaje aún más completo, se suele incorporar en el agua algunos elementos como algas marinas, aceites esenciales, sales aromáticas e incluyo otros más exclusivos como concentrados a base de oro, cava o vino. Cada sustancia tiene unas cualidades específicas que servirán para tratar diferentes estados. Por ejemplo, las algas contienen minerales y oligoelementos que reafirman, exfolian y rejuvenecen la piel; las esencias tienen propiedades relajantes y reconfortantes; las sales son analgésicas y pueden combatir algunas afecciones cutáneas. La circulación del agua que se origina gracias a los chorros y boquillas facilita la difusión de estas sustancias por toda la bañera.

Además de los elementos agregados, la placentera experiencia puede volverse todavía más completa si la bañera de hidromasaje incorpora sistemas visuales con color (cromoterapia), aromáticos (aromaterapia) o auditivos (musicoterapia).

Recomendado para personas con:

No recomendado en caso de:

  • - Alteraciones en la piel (heridas/quemaduras/eczemas/acné...)
  • - Hipotensión
  • - Personas con procesos infecciosos o heridas abiertas en la piel