¿Qué es un tratamiento oxigentante facial?

Prestar atención a las necesidades de nuestra piel no es sólo una cuestión de estética, sino que también es algo que tenemos que tener en cuenta también por salud. Cada día exponemos la piel de nuestro rostro a multitud de factores que pueden deteriorar su aspecto, haciendo que nuestro cutis luzca apagada y vida. La polución del entorno, el uso de maquillajes y cremas, el tabaquismo o el simple paso del tiempo que hace que las pieles secas se descamen y las grasas produzcan brillos, son algunos de los agentes culpables de la obstrucción de los poros de la piel y, por tanto, de que el oxígeno que llega a las células de la epidermis sea insuficiente.

Antes de la realización del tratamiento se prepara la piel limpiándola en profundidad para dejar los poros libres de impurezas. Tras ello, se procede a oxigenar la epidermis con un aplicador de alta frecuencia totalmente inocuo para la salud o bien mediante la aplicación de una mascarilla rica en principios activos que estimulan la respiración celular. Después se calma la tez con cremas o aceites específicos para cada tipo de piel.

Beneficios de un tratamiento oxigentante facial

Los tratamientos oxigenantes facilitan la respiración celular. Al estimular la actividad de las células, no sólo tardarán menos en realizar sus funciones (como por ejemplo la producción de colágeno y elastina), sino que además se regenerarán más rápidamente, dando lugar a una tez más joven y radiante.

Los espectaculares efectos de este tratamiento son visibles desde la primera sesión. El oxigenar tu piel le devolverá la vitalidad a tu rostro Consigue una piel tersa y desintoxicada y devuelve la vitalidad a tu rostro.

Recomendado para personas con:

No recomendado en caso de:

  • - Alteraciones en la piel (heridas/quemaduras/eczemas/acné...)
  • - Aviso de alérgenos personalizado
  • - Pieles sensibles