¿Qué es un tratamiento para contorno de ojos?

La piel del contorno de los ojos es la más delicada del rostro y se considera una de las zonas donde primero se reflejan los signos de la edad. Además, el cansancio, la falta de sueño o el estrés pueden agravar y hacer más visibles estas alteraciones de la epidermis. Cuidar regularmente esta delicada piel es, por tanto, esencial para poder disfrutar de una mirada joven y llena de vitalidad.

La piel que rodea los ojos es más delgada que la de otras partes del rostro y posee menos glándulas sebáceas y sudoríparas, que son las encargadas de mantener la epidermis hidratada. Además, con el paso de los años, las fibras de colágeno y elastina comienzan a realizar de forma cada vez más ineficiente su función extensión y recuperación, dando lugar a la aparición de las primeras líneas de expresión que finalmente se transformarán en arrugas. Por si fuera poco, en esta zona es habitual que la circulación de la sangre y linfática sea deficiente, dando lugar a la aparición de las anti-estéticas ojeras.

Beneficios de un tratamiento para contorno de ojos

Los tratamientos encaminados al cuidado del contorno de ojos se orientan hacia la minimización de estas alteraciones de la piel, pero dependiendo de la zona se aplicarán unas terapias u otras. Para combatir las arrugas y patas de gallo, se aplicará un tratamiento regenerante y reafirmante; para reducir las ojeras y los párpados hinchados se realizan drenajes linfáticos; para eliminar las bolsas, se aplican geles con efecto anticongestivo.

Recomendado para personas con:

No recomendado en caso de:

  • - Alteraciones en la piel (heridas/quemaduras/eczemas/acné...)
  • - Pieles sensibles