El Lopesan Spa Costa Meloneras o se encuentra situado en el Lopesan Costa Meloneras Resort, Spa & Casino junto al faro de Maspalomas y en primera línea de playa, donde podrás disfrutar de la brisa marina en municipio grancanario de San Bartolomé de Tirajana.

Este centro cuenta con amplias y modernas instalaciones de más de 3.500 metros cuadrados en las que podrás vivir una experiencia.

El Lopesan Spa Costa Meloneras cuenta con un circuito, donde  emprenderás un recorrido  que te transportará desde los trópicos y el mundo árabe hasta el Polo Norte y las montañas del Himalaya, todo ello dentro del complejo con una arquitectura absolutamente integrada en el relieve volcánico de la isla de Gran Canaria.

Este establecimiento ofrece a sus clientes el extraordinario circuito «Spa Experience», formado por unos tratamientos que emplean agua natural a distintas temperaturas, alternando las zonas frías y las de calor, con el fin de mejorar el funcionamiento de la musculatura y proporcionar una gimnasia vascular benéfica para la totalidad del organismo.

Con el circuito hidrotermal, favorecer la eliminación de toxinas, te sentirás reajado y en armonía, refortalecerás el sistema cardiovascular e inmunológico. El Lopesan Spa Costa Meloneras cuenta con un gimnasio para realizar actividades cardiovasculares y de musculación y un centro de belleza con cabinas para ofrecer tratamientos faciales y corporales.

Date un capricho y disfruta solo, en pareja o con amigos de este exclusivo Spa.

Reserva ahora

Reserve su tratamiento ahora

Valoraciones para Corallium Spa Costa Meloneras (1)

    Mostrar valoraciones en todos los idiomas (1)

  1. 4.5 sobre 5
    5 sobre 5
    4 sobre 5
    5 sobre 5
    4 sobre 5

    Cuando fui a Corallium Costa Meloneras me sorprendió el hecho de que está más orientado a lo thalasso que a la parte de spa propiamente. Es decir, se divide en varias estaciones diferentes, cada una con un tratamiento temático en su interior: la cueva de sal en la que puedes flotar; las duchas de contrastes; el mundo del hielo; el baño turco… pero siempre enfocado más a la relajación corporal y mental, no tanto basado en chorros a presión o jacuzzi. No obstante, como finalización del recorrido, el spa cuenta con una piscina exterior, foso de agua fría y pequeñas piscinas de diversas temperaturas que complementan el recorrido interior. Sin duda, mi favorita fue la sala con esencias de eucalipto y la cueva de sal. Absolutamente recomendable. Como mera puntualización, los vestuarios son excesivamente pequeños y algo incómodos, y el albornoz que tienes que llevar contigo todo el recorrido, al final, cuando ya está empapado, resulta tremendamente incómodo.

Añadir una valoración